Emotivo homenaje a las madres en su día

10-05-11
Emotivo homenaje a las madres en su día
Una ofrenda floral a cargo de alumnos de varios colegios y la embajadora del Club Escuela Modelo, Beatriz Eugenia Fernández Salas, formó parte del homenaje a las madres que organizó y llevó al cabo la Liga de Acción Social, ayer
“Para todas las madres, sin credos ni fronteras, hay rosas y claveles en todas las praderas”.

Así dice la última estrofa del poema “Para todas las madres” de Blanca Márquez Rascón que Roberto McSwiney Salgado leyó ayer en su intervención en el tradicional homenaje conmemorativo del 10 de mayo de la Liga de Acción Social en el parque dedicado a la maternidad.

Fue el primer orador del evento, el cual se caracterizó por su emotividad y pensamientos que ensalzaron la labor de las madres y su amor incondicional.

Roberto McSwiney cerró su intervención con el poema que resumió en parte el discurso que preparó para la ocasión, en el que habló de cómo numerosos artistas han representado en esculturas y pinturas a la mujer en sus máximos momentos de dolor y gozo maternos. “El dolor y el gozo son los compañeros inseparables de las madres de todos los tiempos”, expresó.

Indicó que cuando Dios hizo a la pareja inicial le otorgó atributos y valores fundamentales, pero fue a Eva, y a todas las Evas que vendrían después, a quien le dio la mayor de las responsabilidades: perpetuar la especie mediante la concepción.

“Sólo la mujer podría soportar el alto precio de la maternidad al concebir por amor, al cobijar en su seno con infinitos cuidados al nuevo ser para, apenas nazca, llenarlo de cariñosos cuidados a cualquier hora del día y de la noche”, dijo.

Manifestó que para las madres no hay obstáculos que no puedan superarse cuando está de por medio la salud, la alimentación y la educación de los hijos.

Ejemplo

Nefer Rosado Carrillo de Ruz, socia de la Mesa Panamericana Mérida número 1, fue otra de las oradoras en el homenaje, en el que enfatizó que sólo a la luz de las enseñanzas y los ejemplos de una madre se aprende a cultivar el amor y la armonía.

“Una madre te acepta como eres, cree en ti, perdona tus errores y se entrega incondicionalmente, no se rinde, te invita a reintentarlo, te mantiene cerca de su corazón, te ama por quien eres, nunca te juzga, calma tus temores, te comprende, te valora y siempre camina a tu lado”.

Como parte del evento, alumnos del Instituto Eloísa Patrón de Rosado recitaron con emotividad la poesía coral “A todas las mamás” de Luis Pérez Sabido.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *